Saludo a Carabineros de Chile en su 78º Aniversario

27 de abril de 2005

Carabineros de Chile cumple hoy 78 años de vida, tiempo en el cual el servicio público ha sido su único objetivo, el que cumple sobre la base de la valentía y abnegación de sus miembros.

 

Ser carabinero es un reto que sólo se puede superar con vocación de servicio y una sólida formación ética y profesional, pues nuestra misión es cumplir las 24 horas del día las complejas tareas que la Constitución de la República y la ley nos asignan, y también las que nos hemos autoimpuesto en nuestro afán solidario y de protección. Y eso marca la diferencia entre nuestro quehacer y el de otras formas del servicio público.

 

Tal condición y un permanente esfuerzo modernizador y de perfeccionamiento profesional, nos han granjeado el respeto y credibilidad de la comunidad, y un merecido prestigio internacional, ambos galardones para una actuación responsable y proba, en el ejercicio respetuoso y transparente de nuestras facultades.

 

Los carabineros sabemos que en medio de esa confianza enfrentamos riesgos, carencias y dificultades. No obstante, continuamos avanzando, conscientes que nuestra profesión no admite vacilaciones y que entre nosotros sólo hay lugar para hombres y mujeres dispuestos a asumir, más allá de cualquier duda, su condición de servidores públicos, y a recorrer sin titubear el difícil camino por el que optaron libre y voluntariamente.

 

Es por eso que el Alto Mando ha procurado generar las condiciones más óptimas posibles para la ejecución de nuestras labores, entre las que destaca la optimización de una amplia red de beneficios que tiende a mejorar la calidad de vida de los carabineros y sus familias, iniciativa en la que hemos puesto un reconocido énfasis.

 

Todo lo dicho demuestra que la principal riqueza de nuestra institución es su recurso humano, y que ningún empeño por modernizarla y hacerla más eficiente tendría éxito sin la contribución decidida de sus integrantes. Y eso nos debe impulsar a renovar la promesa que hicimos al incorporarnos a ella de no flaquear en nuestro propósito de dar seguridad y protección a nuestros semejantes.

 

En ese contexto, le expreso a cada hombre y mujer carabinero mi saludo y el del Alto Mando en este nuevo aniversario, el que da inicio a otra ardua jornada en la que deberemos seguir profundizando nuestro proceso modernizador, la integración con la comunidad, la credibilidad que nos dispensa la ciudadanía y nuestros esfuerzos por hacer de Chile un país cada día más seguro.

 

 

Alberto Cienfuegos Becerra

General Director

Carabineros de Chile