Manual del Conductor Seguro Parte I: Los Principios de la Conducción

Miércoles 17 de Septiembre de 2003

Tradicionalmente en nuestro país la enseñanza de la conducción de vehículos motorizados a los aspirantes a licencias se ha limitado básicamente a cómo maniobrar con el vehículo y a la entrega de conocimientos de las disposiciones legales y reglamentarias que rigen al tránsito público.

 

Lo anterior, evidentemente, resulta insuficiente para la formación de conductores competentes y seguros, ya que para ello no basta la memorización de normas de desarrollo de las destrezas necesarias para guiar un vehículo, sino que se requiere además, reflexionar sobre posibles imprevistos que se pueden presentar al conducir, conocerse a sí mismo y aceptar que como individuos tenemos limitaciones para actuar en determinadas circunstancias. Por otra parte, debemos ser capaces de adoptar siempre una actitud responsable frente a tales limitaciones y ante todas y cada una de las situaciones que se pueden enfrentar.

 

Ser un buen conductor exige muchos conocimientos y destrezas, pero también una predisposición para aprender más, para aceptar que cometemos errores y corregirlos, sin dejar de lado una actitud permanente de servicio, comprensión, respeto y consideración hacia todos con quienes de uno u otro modo compartimos la vía pública, especialmente los peatones.

 

Consecuente con lo antes señalado, y con el propósito de contribuir a la generación de un cambio de actitud en nuestros conductores, la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito de Chile ha desarrollado este texto, sobre la base del libro sueco El Libro del Permiso de Conducir.

 

Con «El Conductor Seguro» pretendemos que quienes hoy se inician en la conducción de automóviles o motocicletas lo hagan con conocimiento de las normas que rigen el tránsito y sobre todo, con plena conciencia de la gran responsabilidad que aceptan al transformarse en conductores. Invitamos también, a quienes ya conducen desde hace tiempo a revisar su rol de conductores, a meditar acerca de los contenidos que aquí se entregan, y a comentarlos con sus familiares y amigos.

 

La responsabilidad con que a partir de hoy usted asume su papel de conductor, contribuirá a formar en nuestro país una cultura de tránsito amigable. Si todos nos mostramos responsables, tendremos, como usted descubrirá mientras lea este libro, un tránsito mucho menos violento y menos agresivo y, por lo tanto, mucho más seguro.

Ver / Bajar Archivo

Descargar aquí documento en formato PDF